lunes, 25 de enero de 2016

Caligrafía en color: degradados con gouache

¿Escribir en un solo color te resulta un poco aburrido y buscas dar un efecto diferente a tus trabajos de caligrafía? ¡Atrévete a crear degradados con gouache! Os explicamos los pasos.


Ya os hemos contado cómo utilizar gouache como tinta de caligrafía, así que hoy daremos un pasito más. En esta ocasión os vamos a enseñar cómo conseguir un sencillo degradado de dos colores. Utilizaremos rosa y azul.

1- Mezcla. En primer lugar, además de un pincel, y por supuesto, papel y plumilla, necesitaremos preparar las mezclas, con gouache, agua y goma arábiga. En este caso he añadido un poco de blanco al azul para conseguir un tono más claro.

2- Cargar la plumilla. Una vez hemos conseguido que  la mezcla tenga la consistencia adecuada, aplicaremos el primer color, el rosa, en la plumilla con un pincel.  Tendremos que aplicar una cantidad suficiente para que la plumilla quede bien cubierta pero sin que gotee.

3- Cambio de color. Una vez hemos escrito con el rosa, aplicamos en la plumilla con el pincel un poco de gouache azul.


A medida que el azul se va  mezclando con el rosa, vemos que nuestra caligrafía se vuelve de color morado. Seguimos escribiendo y vamos añadiendo azul, hasta que sólo sale azul de la plumilla.

Si volvemos a aplicar rosa, obtendremos de nuevo un cambio de color hacia morado, que acabará en el rosa inicial. Sencillo ¿verdad? También podéis crear degradados con acuarela, siguiendo los mismos pasos.
Y como podéis imaginar, las posibilidades son infinitas,  ya que se pueden mezclar todos los colores que queráis!

viernes, 15 de enero de 2016

Tutorial de lettering con Tombow dual


El Tombow dual brush pen es, sin duda, uno de los rotuladores más de moda en esto del lettering. Hoy os hemos preparado un tutorial sencillo para que empecéis a practicar los primeros trazos y letras. Seguro que en poco tiempo conseguís trabajos preciosos.


Para comenzar, es suficiente con el típico papel cuadriculado de libreta. Además de que resulta bastante barato y aguanta bien la tinta del rotulador, la cuadrícula nos sirve como guía para mantener el tamaño y la proporción de las letras.

Llega el momento de ponernos manos a la obra con uno de los rotus más "famosos": el Tombow dual. Vamos a trabajar con su punta tipo pincel. Lo primero es familiarizarnos con los trazos que puede hacer, con el ángulo del rotulador sobre el papel y la presión.



En los trazos ascendentes, apenas ejerceremos presión para conseguir una línea fina. El rotulador puede estar más vertical sobre el papel, aprovechando el extremo más fino de la punta pincel.



En los trazos descendentes, en cambio, ladearemos un poco el rotulador y ejerceremos presión para conseguir una línea gruesa.

Lo mejor es que hagáis bastantes pruebas. Llenad filas enteras sin miedo, con líneas finas ascendentes y gruesas descendentes. 






Una vez controlamos la presión, llega el momento de practicar algunos trazos, como los básicos de caligrafía que vimos AQUÍ, manteniendo siempre el principio de fino al subir y grueso al bajar. El consejo más importante: no correr. Sobre todo al principio hay que ir despacio, controlando el Tombow.


A partir de los trazos básicos, podemos empezar a construir las letras. El consejo, además de escribir despacio, es hacer letras grandes. Cuando empezamos, nos resulta más fácil. Con el tiempo podremos ir reduciendo su tamaño, aunque con el Tombow dual tampoco pueden hacerse letras demasiado pequeñas, por el propio tamaño de la punta pincel. Recordad que, a menos que sean letras de trazo único (como la O), podemos ir parando e incluso levantando el rotulador del papel. 


Lo más difícil de controlar con los Tombow dual es el cambio de presión, es decir, pasar de fino a grueso y viceversa. En la imagen, señalados con flechas negras, los puntos en los que varía la presión sobre el rotulador en algunas letras. Es cuestión de práctica.


Algunas letras resultan más complicadas que otras. En mi caso, éstas son algunas de mis "némesis".


Como colofón de este pequeño tutorial, os dejamos también un alfabeto sencillo de letras minúsculas para que podáis ir practicando.


Recordad: despacio, letras grandes y... paciencia.

AMPLIACIÓN: Un consejo muy importante. Si queréis alargar la vida de vuestros rotuladores, lo más importante es utilizar un buen papel; cuanto más suave al tacto, mejor.  Hay muchas marcas, pero os pueden servir genial los blocs de Canson XL Marker o los de la archiconocida Rhodia.

lunes, 11 de enero de 2016

Gouache como tinta

Otra opción para añadir color a la caligrafía es el gouache. Podemos usarlo como tinta, en un proceso parecido al de la acuarela, pero un poquito más laborioso. No os preocupéis, que aquí os ofrecemos un pequeño tutorial.


Ahora que todo vuelve a la normalidad tras las fiestas navideñas, retomamos nuestros consejos caligráficos con energías renovadas. Y seguimos con más color. Esta vez os voy a guiar un poco en la mezcla de materiales para conseguir una tinta que es válida en cualquier papel: el gouache. Dicho así suena un poco a chino, pero es muy sencillo. Se trata de la tempera de toda la vida.

Como soy aficionada a la pintura, yo no tuve que invertir nada en materiales, porque ya los tenía. Si no es el caso, os recomiendo un kit de colores básicos como los que se pueden encontrar que plataformas tipo Ebay o Amazon, ya que permiten hacer las mezclas de colores que queráis. También os digo que el turquesa y el magenta de Talens son preciosos, pero en pocos sitios hay botes pequeños (como los de la foto), así que con los tubos que venden en Internet y para empezar a probar es suficiente.


Al lío con nuestro pequeño tutorial! Necesitáis:
- Gouache
- Agua
- Goma arábica (o arábiga), disponible en tiendas de Bellas Artes. 
- Pincel
- Recipiente para la mezcla (en caso que queráis hacer una cierta cantidad para aprovechar más adelante, sinó con una paleta de plástico es suficiente).


1- Echar en el bote como una nuez de gouache.
2- Añadir el agua. Yo uso una jeringuilla para controlar mejor la cantidad, ya que en realidad hay que echar muy poca, como una cucharilla de café. Mezcláis bien con un pincel.
3- Añadir un par de gotas de goma arábica, con el mismo pincel, y volver a mezclar. La función de la goma es de aglutinante y eso te permite usar el gouache sobre cualquier papel.

El resultado tiene que ser líquido pero a la vez denso. La prueba de fuego es cuando lo aplicamos con el pincel a la plumilla. Si al intentar escribir, la tinta de gouache no sale con fluidez, añadiremos un poco más de agua a la mezcla. Si es demasiado líquida, un poco más de gouache.



video




Los resultados con esta "tinta" a base de gouache son espectaculares.


Como hay papeles en los que la tinta se desparrama o se esparce y te puede estropear todo el trabajo, cuando tengas duda, usa gouache; es apostar a caballo ganador.


Además, si preparamos una cierta cantidad en un tarro hermético, podemos volver a usarla más adelante. Recordad que hay que revolver bien la mezcla de gouache cada vez que la uséis de nuevo, ya que cuando está en reposo la pintura y la goma se quedan en la base del bote y el agua, encima.

viernes, 1 de enero de 2016

El color del año 2016

Pues así damos la bienvenida al nuevo año las Amotinadas, con el color para este 2016. Bueno, colores, porque son dos.


Pantone es una empresa (¡oh! ¿en serio?) que ha creado un sistema de identificación, comparación y comunicación del color para las Artes Gráficas y últimamente para el mundo en general.

Estos señores se sacaron de la manga en el año 2000 el concepto de "El Color del Año" y desde entonces el mundo se rige de acuerdo a su decisión.

Pero.. ¿quién decide? No amigos, esto no es al azar, tres directivos de la famosa empresa más un grupo de 40 expertos de todo el mundo se reúnen y tienen en cuenta para tomar su decisión factores como: la situación política mundial, la economía, las películas, los vídeos y las canciones del momento. Se decide una gama de color y a partir de ahí se va en una o en otra dirección.
Una vez elegido, se le pone un nombre que no tenga ninguna connotación negativa en ninguna parte del mundo mundial. Veamos los colores de los años anteriores y sus nombres:


¿Y qué nos depara el año 2016? Pues no uno, sino dos colores con nombres ideales: Rose Quartz y Serenity, un balance perfecto que denota calma y relax (que falta nos hace).


Ambos colores tienen una evidente connotación de género masculino o femenino. Con esta elección Pantone pretende abogar por la igualdad de género y la mentalidad abierta.




 ¿Cómo lo ves? ¿Serías capaz de usar esta combinación de colores en caligrafía?
¡Seguro que sí! Te animamos a hacerlo y compartir tus creaciones en Instagram con el hastag #coloramotinado



Sephora ya se ha subido al carro...

Imágenes: PANTONE