lunes, 11 de enero de 2016

Gouache como tinta

Otra opción para añadir color a la caligrafía es el gouache. Podemos usarlo como tinta, en un proceso parecido al de la acuarela, pero un poquito más laborioso. No os preocupéis, que aquí os ofrecemos un pequeño tutorial.


Ahora que todo vuelve a la normalidad tras las fiestas navideñas, retomamos nuestros consejos caligráficos con energías renovadas. Y seguimos con más color. Esta vez os voy a guiar un poco en la mezcla de materiales para conseguir una tinta que es válida en cualquier papel: el gouache. Dicho así suena un poco a chino, pero es muy sencillo. Se trata de la tempera de toda la vida.

Como soy aficionada a la pintura, yo no tuve que invertir nada en materiales, porque ya los tenía. Si no es el caso, os recomiendo un kit de colores básicos como los que se pueden encontrar que plataformas tipo Ebay o Amazon, ya que permiten hacer las mezclas de colores que queráis. También os digo que el turquesa y el magenta de Talens son preciosos, pero en pocos sitios hay botes pequeños (como los de la foto), así que con los tubos que venden en Internet y para empezar a probar es suficiente.


Al lío con nuestro pequeño tutorial! Necesitáis:
- Gouache
- Agua
- Goma arábica (o arábiga), disponible en tiendas de Bellas Artes. 
- Pincel
- Recipiente para la mezcla (en caso que queráis hacer una cierta cantidad para aprovechar más adelante, sinó con una paleta de plástico es suficiente).


1- Echar en el bote como una nuez de gouache.
2- Añadir el agua. Yo uso una jeringuilla para controlar mejor la cantidad, ya que en realidad hay que echar muy poca, como una cucharilla de café. Mezcláis bien con un pincel.
3- Añadir un par de gotas de goma arábica, con el mismo pincel, y volver a mezclar. La función de la goma es de aglutinante y eso te permite usar el gouache sobre cualquier papel.

El resultado tiene que ser líquido pero a la vez denso. La prueba de fuego es cuando lo aplicamos con el pincel a la plumilla. Si al intentar escribir, la tinta de gouache no sale con fluidez, añadiremos un poco más de agua a la mezcla. Si es demasiado líquida, un poco más de gouache.



video




Los resultados con esta "tinta" a base de gouache son espectaculares.


Como hay papeles en los que la tinta se desparrama o se esparce y te puede estropear todo el trabajo, cuando tengas duda, usa gouache; es apostar a caballo ganador.


Además, si preparamos una cierta cantidad en un tarro hermético, podemos volver a usarla más adelante. Recordad que hay que revolver bien la mezcla de gouache cada vez que la uséis de nuevo, ya que cuando está en reposo la pintura y la goma se quedan en la base del bote y el agua, encima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario