jueves, 5 de noviembre de 2015

Materiales para lettering "low cost" (y un pequeño tutorial)

¡Hola amotinad@s!
En el anterior post os demostramos que la caligrafía no tiene por qué ser una afición cara (por lo menos para empezar). Pues lo mismo pasa con el lettering, lo que viene siendo dibujar letras en lugar de escribirlas. Para entendernos:

Si de pequeñ@ te gustaba jugar con rotuladores, ¡éste es tu mundo! Aunque al principio puede asustar un poco, por la cantidad de productos diferentes que se pueden encontrar en el mercado. Rotus con punta de pincel, con punta fina, con la punta biselada, con dos puntas diferentes... Estos son sólo algunos.


Hoy se trata de hablar de lettering para todos los bolsillos, "low cost", así que los básicos son muy, muy baratitos. Y seguramente ni tengamos que salir a comprar. Tomen nota: papel (cualquier papel), lápiz, goma de borrar y rotuladores. El lápiz para bosquejar, practicar el doble trazo de la "falsa caligrafía" (enseguida lo vemos), para practicar las sombras... 
En cuanto a los rotus, para empezar, nos vale cualquiera que tengamos por casa, mejor rotuladores de punta fina. Por ejemplo, los Stabilo point 88 o los Staedtler triplus fineline. Una de las ventajas, que vienen en packs de muchos colores. Si no tenéis y os apetece jugar con ellos, los encontraréis en cualquier papelería y/o gran superficie.

Con la técnica de la "falsa caligrafía", se pueden dibujar todo tipo de letras consiguiendo el mismo efecto que si utilizásemos un rotulador con punta de pincel. Y aquí va el mini tutorial prometido, usando como ejemplo una palabra en cursiva (que imita la caligrafía con plumilla). Muy, muy fácil.

1- Escribimos la palabra directamente con el rotulador.
2- Dibujamos una doble línea en todos los trazos descendentes.
3- Rellenamos.

Además de la cursiva, esta técnica puede utilizarse para otro tipo de letras como las mayúsculas y las minúsculas de imprenta (serif o sans serif), las tipo bloque... y también deja una puerta abierta a experimentar, dejando el doble trazo sin rellenar o hacerlo con otro color, con rayas, con puntos... Se trata de jugar y divertirse. 


También pueden hacerse cosas preciosas con rotuladores para niños, como los Crayola.


Otra opción barata son los rotuladores para caligrafía de Tiger, sobre todo para empezar y practicar. Tienen puntas similares a los Tombow (dual brush pen y Fudenosuke).


Lo bueno de esto de dibujar letras es que puedes añadir todo tipo de "garabatos" para decorar. Los más clásicos: corazones, puntos, flechas, gotas y rayos. Todo lo que se os ocurra. Aunque de esto ya hablaremos más adelante.

  
¡Jugar con rotus es divertido! (¿o no?) ;)







No hay comentarios:

Publicar un comentario